Mantras y Malas

Mantras y Malas

El mantra m√°s conocido por todos es el OM ūüēČ la palabra OM es la palabra que se utiliza en el lenguaje y que constituye una forma de hablar sagrada en la India donde ha nacido el Ayurveda, el Yoga y el Tantra, que es la sexualidad sagrada.

Sin embargo vamos a tratar de no irnos por la ramas y centrémonos en los mantras, ellos son palabras que utilizamos para generar un tipo de energía y vibración. Cuando decimos OM, es como decir Dios, universo, energía sagrada las palabras sánscritas son sagradas…
Significa mente y trae liberación, por lo tanto mantra es la liberación de la mente, estamos liberando nuestra mente al concentrarnos en palabras sagradas en este caso.
Sánscrito y podemos elevarnos, al liberarnos, porque la mente es una herramienta más que tenemos como lo pueden ser las emociones, las manos, los pies, utilizamos los pies para caminar, para correr, para hacer ejercicio, para hacer el amor, para patinar, para andar en bicicleta, pero cuando estamos sentados y no necesitamos usar los pies no los utilizamos, no seguimos moviéndolos …sin embargo la mente es Difícil de controlar, gobernar, manejar y utilizar como una herramienta …hay gente que no para de pensar nunca y eso al final genera una aceleración. lo que se traduce en un estrés y una sobrecarga y tensión física.


Los mantras nos ayuda a liberarnos, a liberar la mente porque la mente se centra en esa palabra con la que estamos trabajando y cada una de las palabras que se utilizan en los mantras tiene un poder: el poder del mantra reside en la vibración, es una vibración que se produce y que genera un estado energético positivo, conseguimos sintonizar como si fuese una radio, estamos sintonizando mente cuerpo alma, espíritu, psiquis, pensamientos… la propia pronunciación, cuando pronunciamos el sánscrito, el ritmo, la repetición, producen y nos producen a nosotros mismos y a nuestro entorno muchos beneficios, entre ellos ganancias a nivel físico y mental, ambiental en la materia y en lo etéreo.
Ralentizamos el sistema nervioso, calmamos nuestra cabeza, nuestras ideas, entonces tenemos por ejemplo el mantra de Csalud que también es muy conocido que se llama: om Mani padme om…cuando cantas una palabra sagrada como el mantra no siempre hay espacio para las ideas negativas,
porque deja de haber espacio para lo negativo y para esos pensamientos en bucle que nos llenan de estrés, de energía negativa, de pesimismo. Los mantras nos llevan a un estado superior de conciencia, se incrementa nuestro nivel energético, reduce el estrés, la ansiedad, la tensión, la negatividad, el pesimismo y conectan con el momento presente que es tan importante aquí y ahora.

También es cierto que los mantras provienen de una tradición y un sistema espiritual desde el hinduismo al cristianismo, porque también cuando una persona agarra un rosario y empieza con un avemaría, un Padre Nuestro y lo repite y lo repite y lo repite también está entrando en un estado elevado de conciencia, están conectando con la deidad y asociándose a lo que representan que es algo positivo: al cantar y si los cantamos, nos conectamos con un poder sanador como una radio en una frecuencia, en una vibración, de la energía universal y nuestra mente se enfoca,

Hay libros que explican perfectamente c√≥mo utilizar los mantras, uno de ellos que puedo recomendar es ‚ÄúYoga para mi bienestar‚ÄĚ. En el mismo nos comentan que nuestra mente es inquieta y rebelde por naturaleza, por eso uno de los objetivos que tenemos al madurar, crecer y transformarnos como personas, es el conseguir ser quien lleva las riendas de nuestra mente, o sea nuestro pensamiento y no ser v√≠ctimas de nuestra mente, del miedo, del temor, del bajo astral, la baja energ√≠a, inseguridad y desconfianza. Si nos centramos en que el mundo es un lugar maravilloso y pensamos y sentimos que estamos a salvo, vamos a generar una energ√≠a mucho m√°s positiva, importante, superior, que si nos centramos en que el mundo es un sitio donde te har√°n da√Īo.
La repetici√≥n de mantras se llama Japa, que quiere decir repetici√≥n obviamente ‚Ķseg√ļn la tradici√≥n hind√ļ aunque los mantras deben repetirse 108 veces, por eso existe la mala. La mala es un collar que tiene 108 cuentas‚Ķyo tuve uno, pero lo perd√≠, lo perd√≠ un d√≠a en un sitio ‚Ķsi quiero lo puedo recuperar tambi√©n, pero pienso que el destino es caprichoso y si una cosa se pierde o se deja en un sitio tambi√©n puede ser que la necesite otra persona ‚Ķyo ten√≠a uno que era de color oscuro con 108 cuentas y se qued√≥ en ese sitio que les refer√≠, pero bueno no necesitamos tenerlo, con saber y contar 108 veces lo que queremos decir en un mantra sobra!


La diferencia entre un rosario y la mala, es que este √ļltimo no tiene la cruz y no tiene la parte que es el hilito colgando donde cuelga la cruz, El rosario no s√© cu√°ntas bolitas tiene porque nunca lo he utilizado, pero es un elemento tambi√©n poderoso y en el cual conf√≠o completamente, porque al final no importa la corriente esot√©rica o religiosa que cada persona abrace, aunque yo no abrazo completamente a ninguna, yo sigo lo que a m√≠ me resuena dentro de cada cosa que aprendo y lo que no me resuena no lo sigo, conclusi√≥n: que los mantras son palabras sagradas que nos elevan la conciencia y que podemos decir. Igualmente tambi√©n podemos crear un mantra en castellano, como por ejemplo cari√Īoso, algo as√≠ de este estilo: ESTOY A SALVO EN MI MUNDO MARAVILLOSO.

Centrarnos en esa frase y repetirla, visualizarla, creerla, concientizarla y hacerla verdad, realidad para nosotros con todos los sentidos y extrasensorialmente sentirla, vibrarla y manifestarla como nuestra gran verdad en la vida diaria.

Autora: Mariela Gauna

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Pinterest
Share on WhatsApp